martes, 25 de diciembre de 2007

A nosotros nos corresponde realizar el Principado de la Paz


Pues nos ha nacido un niño, un Hijo nos ha
sido dado, y sobre sus hombros recaerá la
soberanía y por su nombre será llamado:
Maravilloso, Consejero, Dios Todopoderoso,
Padre Eterno, Príncipe de la Paz
(Isaías, 9, 6)






For unto us a Child is born, unto us a Son is
given, and the goverment shall be upon His
shoulder, and His Name shall be called: Wonderful,
Counsellor, The Mighty God, The Everlasting
Father, The Prince of Peace!(Isaías, 9, 6)


Y su rostro es el de todos nosotros. "Creó Dios al hombre a imagen suya: a imagen de Dios le creó, los creó varón y hembra" (Gén. 1, 27).

viernes, 21 de diciembre de 2007

Sigamos por el camino de baldosas amarillas esta Navidad y el próximo año 2008. Amig@s tod@s.







Como Dorothy, el personaje interpretado por la genial Judy Garland en la película de El Mago de Oz, comencé este camino de baldosas amarillas de la blogosfera, hacia una fantástica y esperanzadora Ciudad Esmeralda; ella, buscando al Mago para volver a su casa; y yo, en un sentido inverso, saliendo de mi solipsismo e intentar encontrarme un poco con los demás. A petición de un amigo y como penitencia por mi fatal y estúpida misoginia he elegido hoy transformarme en Dorothy.

Con los chapines de rubí de mi escaso cerebro, mi cerrado corazón y mi poca valentía, he intentado hallar personas con sesera, pues ya me fatiga contemplar tanto hombre de paja; también, semejantes con sentimiento, pues me apesadumbra tanto hombre de estaño; e individuos con coraje, y es que necesitamos leones que no sean cobardes ante los problemas. He hallado muchas inteligencias, mucha afectividad y mucha energía. Y en algunos casos, lo que es mejor; reunidas en una misma persona. Y, créanme, no soy demasiado exigente; me conformo con sólo uno de esos atributos en ausencia de los restantes.
Como Dorothy me pregunto si seré digno de que el Gran Mago de Oz me ayude como contrapartida a haber superado la prueba de la dignidad blogosférica; y todo esto aún a sabiendas de que el Gran Mago en sí es una especie de ilusión.
Pero el caso es que con vuestro concurso, con vuestras ilusiones y mis carencias, hemos construído una gran baldosa amarilla. Justo la que preside esta entrada, que es un hito a la gran Ciudad Esmeralda. Gracias a todos y a todas; y felicidades a todos y a todas; ya sea solsticio de invierno, hanuka o navidad; pero que os encontréis vosotros y vosotras, y os reconozcáis también en los demás.
Y como estas fechas se prestan un tanto a hacer el ganso. Pues yo también me sumo haciendo de duendecillo navideño; aunque sospecho que suelo realizar gansadas, más veces de lo aconsejable. Pero no obstante un poco de risa viene bien (la culpa de todo esto la tiene la genial Maripuchi); que ya va para dos veces que me inspira estas ocurrencias:

lunes, 17 de diciembre de 2007

No sólo la Navidad es tiempo de amar.


El Entierro del Conde de Orgaz. El Greco. 1556-58. Iglesia de Sto. Tomé. Toledo.
En este cuadro aparecen sosteniendo el cadáver del Conde, el protomártir Esteban y Agustín de Hipona; el primero a la izquierda y el segundo a la derecha.
«Corregir a los indisciplinados, confortar a los pusilánimes, sostener a los débiles, refutar a los adversarios, guardarse de los insidiosos, instruir a los ignorantes, estimular a los indolentes, aplacar a los pendencieros, moderar a los ambiciosos, animar a los desalentados, apaciguar a los contendientes, ayudar a los pobres, liberar a los oprimidos, mostrar aprobación a los buenos, tolerar a los malos y [¡pobre de mí!] amar a todos». «Es el Evangelio lo que me asusta. (San Agustín).
A mí, sinceramente, también me asusta.

sábado, 8 de diciembre de 2007

Caleidoscopio madrileño II.

¡Pero que raro se me hace observar el radiador que sale de la pared!
La radio me sirve normalmente de acompañante matutino. Pero hace ya tiempo que hoteles y hostales se han rendido a la televisión; me adapto y pongo un canal de noticias que parece un disco rayado porque no hacen más que repetir cuatro sucesos que no me interesan nada.
La radio de las primeras horas del día semeja desde hace tiempo una pelea de perros; y uno la oye en su tranquilidad como el que ve arreciar fuertemente la lluvia desde su ventana, seguro de no mojarse. Las barbaridades que se escuchan me hacen reir, aunque a veces pienso que no son nada caritativas y que hay gentes que se creen todo a pies juntillas.
En recepción está el hijo del dueño; afortunadamente no es socarrón como el padre. Tiene cara de seminarista; piel inmaculada, gafas con una montura soberbia de concha, sonrisa breve autocontenida y lleva un jersey beis a modo de chaqueta. Alterna el salón estar, donde está conectado a internet, con el mostrador de atención a los clientes. ¡Ahora comprendo el blanco marfil de su cutis!: También está en una especie de clausura, siquiera sea secular.
¡Vaya con la Gran Vía; sería mejor llamarla la Gran Fría!
Un hombre sin desayunar es un mamífero extremadamente vulnerable. Veo que son las 09.00 horas y ya está la gente haciendo cola para comprar la lotería de la Administración de Dª.Manolita que abre a las 09.30.

¡A desayunar!. En mi interior desapruebo esta espera en fila para un objeto tan absurdo. Zumo de naranja (aunque no he visto que lo expriman al instante; ¡tongo!). Café con leche y como aquí no hay la variedad universal de tostadas de mi tierra, me conformo con una berlina inundada de crema en el centro, que al final me disgusta por empalagosa.

¡Pero qué ciudad ésta. Hasta los churros los sirven fríos!.

A uno en provincias lo conocen en la cafetería, no hace falta ni que diga lo que quiere y cómo lo quiere; y además te ofrecen la prensa de tu gusto.

El juicio moral sobre la lotería me lo tengo que aplicar ahora a mí mismo. Tengo un encargo de compañeros de adquirir (y los quiero hacer felices con el estampillado de la celebérrima Dª. Manola); así que me alisto en esta masa esperanzada en lo material. Les confieso que me da algo de vergüenza y estoy casi por irme; sobretodo cuando pasan los autobuses turísticos y el guía les señala la legión que aguarda en esta espera tan frívola. Me asalta la duda de lo que pensaran de nosotros. Sinceramente no me hallo aquí. Y total: si yo no ansío nada material más allá de procurar una subsistencia básica. Supongo que si me tocan los 300.000 euros del décimo que aparto para mí, tendré que hacer obras de caridad.

Delante mía están dos eslavas orondas y sonrojadas como una manzana. ¿Seguro que Willenford está en Austria?. Yo me creo que está en Ucrania o en Rusia; porque estas Venus esteatopígicas son idénticas a las del neolítico. ¡El futuro de la natalidad en España descansa en estas grandes matronas rusas!.

Conforme me acerco a la ventanilla, observo que al lado de las escaleras de acceso hay sentado un hombre que tiene mutilado el brazo derecho un poco más arriba del codo. Exhibe su muñón morado a la concurrencia, que sin duda estamos algo mutilados espiritualmente para seguir allí y compatibilizar nuestro afán con esta visión demoledora de la desgracia . Tiene un gorro de poliéster que le resguarda del frío. Me sobrecoge con su voz gutural de la que sale una especie de mantra repetitivo:

!En el nombre de Dios una ayuda!. !Por Dios una ayuda!.

No me lo puedo quitar de mi pensamiento. Me está pareciendo hasta impúdica mi propia posición. Al final, adquiridos ya los décimos, le echo una limosna porque no puedo hacer otra cosa y me marcho huyendo abochornado.

Cojo un autobús para ir al Palacio de Villahermosa (donde un día tocara el mismísimo Franz List) y donde hoy radica la colección Thyseen.


Una clientela dura. J.George Brown (1831-1913)

Otra vez la infancia. Unos rapaces zalameros frente a una concentrada florista. El pintor J.G.Brown es contemporáneo de Aranda; uno, inglés afincado en Nueva York; y otro, español establecido en Sevilla. A ambos les gusta el tema y hacen un tratamiento similar http://dardo-kerigma.blogspot.com/2007/12/caleidoscopio-madrileo-i.html.

También el pintor norteamericano mira con cariño a estos duendecillos neoyorkinos. Él mismo fue un niño golpeado por la diáspora económica, que le obligó a emigrar a los Estados Unidos. Pero Brown nos deja alguna señal inquietante; sin llegar al extremo de M.Scorsesse en Gangs of New York. Amplíen el cuadro y a ver si son capaces de encontrarla. En el fondo es una denuncia de lo duras que eran las condiciones de los niños y niñas que estaban en la calle; en el Five Points retratado por Scorsesse. A mi Brown me emociona porque descubre la luz en los hijos de los pobres, en los desheredados, en los huérfanos.

No había tenido ocasión de ver el Thyssen completo (incluyendo la colección Carmen Thyssen). Hoy tan criticada Dª Carmen en la polémica sobre el urbanismo del eje Prado-Recoletos; sin duda gracias a su ascendiente sobre su difunto cónyuge, tenemos verdaderos prodigios en el polígono cultural más importante del mundo en cuanto a pintura.

Esta colección, al margen de verderas joyas singulares, tiene una especial virtud pedagógica; porque empieza con los primitivos italianos y termina con lo contemporáneo. ¡Esta mujer ha hecho más por Madrid, que cien Gallardones juntos!.

¡Pero qué rápido pasa el tiempo; y yo sin comer y sin comprar!

He decidido darme un homenaje. Voy a comer a Casa Lhardy. Es mi intención dar buena cuenta de un cocido madrileño como está mandado. Me dice uno de los porteros: Caballero, en estas fechas...hay que reservar con tres días de antelación.

¡Ándele, ándele, ándele! (pienso para mí).

Como premio de consolación entro en la tienda donde disponen de un ambigú para que los clientes puedan degustar las delicias de este establecimiento. Como hace frío me voy al samovar relleno de consomé de caldo de ave (¡Ay, mi cocido!); abro el grifo y me despacho una taza caliente que me sabe a gloria. Entro en calor y me sirvo otra. Pido un emparedado de bonito, cojo un volován relleno de ternera y dos croquetas de pollo. ¡Pero qué bien!. Sólo me ha faltado una copita de Oporto; pero no me apetecía después de tanto líquido. Me dirijo a caja e informo de mi breve pitanza. En este local tienen por cortés norma, dejar a los clientes libertad para andar enredando un poco a su aire. Viendo el local y mi abrigo, estoy como en casa; y recuerdo los años en que con los amigos del Colegio Mayor íbamos al Teatro Real y después nos tomábamos un caldito en este santo lugar secular.

¡Pero como cambia la vida con estas pequeñas cosas!

Debo ir a unos grandes almacenes a comprarme una chaqueta y una bata de estar por casa, que aquí en la Capital tienen más surtido. La chica de la lencería un encanto. No me gusta que me atiendan empleados masculinos en este tema, son demasiado ceremoniosos para algo tan trivial, y me resultan insufribles. Por contra a la hora de comprarme la chaqueta el que me tiene que atender ha de ser del sexo masculino; la pomposidad viene aquí bien; al fin y al cabo es una prenda que se ha de lucir en la calle y no se va a recluir como la lencería en el santa santorum del hogar.

¡Tal vez no se lo crean; pero en Almería no tenemos El Corte Inglés! .¡Y, creánme, está en el debate político local esta cuestión!.

Salgo a la Puerta del Sol. Me impone la visión de un joven manco de ambos brazos a la altura de los mismos hombros; va vestido con una simple camisa de nylon sin mangas de color negro ceñida al torso, que permite observar plenamente el alcance de su simétrica amputación. Con sus dientes sostiene, y a la vez menea, un gran vaso de plástico de los que se utilizan para los botellones; donde bailan al movimiento las monedas depositadas. Es un mantra metálico. Ya digo; me impresiona. Otro joven que por su fisonomía parece salido de un cuadro de El Greco, se acerca y deposita un nuevo óbolo; momento en que deja de bascularse el recipiente para permitir la dádiva fraterna.

Me voy algo apenado.

Termino esta breve excursión del día de hoy, y pienso todo lo acontecido desde que observé la extraña figura del radiador a modo de protuberancia de uno de los tabiques de mi habitación .

¡Me sigue pareciendo raro que un radiador salga de la pared!

domingo, 2 de diciembre de 2007

Caleidoscopio madrileño I.

¡Oiga, pero qué frío hace en la meseta castellana!.
Salgo con 18º de la costa mediterránea y me encuentro en Madrid con temperaturas que bajan de los 0º. Ni con el abrigo de mi difunto padre mitigo lo gélido del ambiente. Está claro que la Capital me recibe con frialdad.
El gabán de pura lana virgen tiene más de 40 años, aunque está impecable, y noto que no pasa desapercibido, debido fundamentalmente a su corte y diseño; el primero, con solapas más alargadas que el común y, el segundo, con una doble hilera en paralelo de botones que he visto en algún que otro retrato del XIX. Me pregunto si no pareceré el botones de un Hotel. Me consuelo pensando que los que me miran son todo turistas, y que yo soy una especie de castizo que está en su lugar: en el Madrid de los Austrias.
El caso es que en mi Almería no se gasta esa prenda; y resulta poco rentable, acometer la compra de una especie de tabardo fino para dos días apenas que aquí se usa. Esto es lo que yo pienso; mi madre que estaba más a la moda, no opinaba igual: ¡Hijo, qué antiguo eres!..
En el hostal que me han recomendado, el dueño me recibe mirándome las solapas; contempla el abc que llevo en la mano y al fin observa mi cara de no haber roto nunca un plato. Juraría que me sonríe con amabilidad; pero me queda la incómoda duda de si en verdad simplemente se regocija. ¡Ya me estoy empezando a molestar con las solapas!.
Mañana de trabajo. Reunión a las 09.30. Nada más entrar me quito el abrigo porque ya empiezo a considerarlo políticamente incorrecto y quiero evitar que tomen alguna medida paralela a la de represión de simbología antigua; no quiero que nadie vea las solapas, ni los botones en hilera. Turno de intervenciones. Algo de lo que he dicho le disgusta a un señor de Salamanca; le intento explicar que tal vez me he expresado mal o no me ha comprendido, y me dice que no le interrumpa cuando está en el uso de la palabra.
¡Oiga, pero qué fríos son los mesetarios!.
Hacemos un receso para que nos den el café con pastitas; aprovecho para, en privado, explicarle al charro lo que me impidió aclarar en público: Caballero; soy... y en modo alguno he pretendido quitarle el uso de la palabra; simplemente quería evitar el malentendido sobre...;porque me refería a ...... . ¡Ah!. Disculpe, me dice un poco azorado cuando ha advertido su error. Yo he pensado: ¡Sí, claro, pero el rapapolvo ya no me lo quita nadie!. Al hilo de la aclaración hasta se interesa en unos documentos creados por mí que comprende que le vendrían bien para su trabajo; no le digo nada y engullo un hojaldrito con chocolate y pienso inspirándome en Scarlett O´Hara en Lo que el viento se llevó, que jamás volveré a pasar hambre y que nunca llegarán a su poder; sin necesidad de poner a nadie por testigo de esta maldad mía.
Como el café y las pastas son gratis, hay auténtico colapso con las cafeteras; y las pastas de hojaldre con chocolate peligran. Afortunadamente logro coger otra.
¡Oiga, pero que pantagruélicos estos mesetarios!.
Terminada la reunión, comida con un colega y al hostal. Otra vez la risita del hostelero. Tengo que recordar el quitarme el abrigo al salir del ascensor, inmediatamente antes de franquear el dintel de esta hospedería. Siesta de una hora con tapones en los oídos; no es que haya ruído, es que así tengo un sueño de mejor calidad.

Por la tarde; a ver la nueva ampliación del Museo del Prado obra del arquitecto Rafael Moneo. Me cautiva sobre todo el interior de la ampliación del edificio de Villanueva; sin desdeñar la aparante simplicidad del exterior de rojo ladrillo macizo que descansa sobre granito grisáceo de donde surge una gigantesca puerta esculpida en bronce que semeja una enredadera vegetal. Pero ya digo; un interior de una sencillez majestuosa debida a una carpintería interior de bronce natural, paredes de granito, suelos de piedra de Colmenar y techos de madera de roble.

Exposición temporal sobre el siglo XIX. ¡Al fin una coincidencia con mi abrigo!.

Los pequeños naturalistas. José Jiménez Aranda (1837-1903)

La exposición temporal de los fondos del XIX es una oportunidad estética que no debemos perder. Goya, Madrazo (Federico y Raimundo), Fortuny, Aranda, Sorolla, Beruete, Gisbert, etc. El tema de los niños en la pintura me agrada sobremanera. He elegido el cuadro de Aranda de los niños observando a un escarabajo porque la escena indudablemente rememora esa actitud de fascinación de la infancia por el mundo en general; sentimiento que con el paso de los años perdemos. El pintor Aranda sufrió la terrible desgracia de la muerte de su mujer e hija; yo creo que es por esto por lo que sus retratos desbordan una gran ternura en el tratamiento de los niños.

Cierran el Museo. Me voy para el centro castizo. No encuentro oreja a la plancha. Me conformo con un vermouth de grifo, un bocadillo de calamares, unas patatas con torreznos y un trozo de tarta con café más un helado de nata. Al hostal, que yo soy ave matutina. Me quito el sobretodo en el ascensor; no está el dueño. Mañana será otro día.

¡Oiga, que me parece que he ingerido demasiado!

Continuará................


martes, 27 de noviembre de 2007

Ahora tambien los caracteres tienen orígenes geográficos.

http://www.20minutos.es/noticia/313037/0/chacon/vivienda/fomento/
La ministra Dª. Carmen Chacón dice que el carácter de la gorgona de Dª Magdalena Alvarez, ministra de Fomento, se debe a su origen andaluz. ¡Toma ya!.

Me asalta una duda: Dar por concluida una entrevista a la BBC, ante una molesta pregunta, denota un carácter singular. ¿Cuál será su origen?.

domingo, 25 de noviembre de 2007

La actual imagen de mi escritorio tras el meme maragato.


Soy torpe; pero aprendo cuando doy con un buen maestro. http://animaldelapolis.blogspot.com/2007/11/mis-escritorios.html (Animal Político). Y el caso es que el maragato devenido en salmatino, me puso en el brete de responder a un meme que tiene su alfa en una luciferina amiga http://maripuchiysumundo.blogspot.com/2007/11/meme-del-escritorio.html (Maripuchi).
Tal ha sido el contagio laico de Animal que me he puesto a trastear y he cambiado mi fondo azul y mi icono bizantino, por un fondo verde oliva y la eleccion del Cromlech de Stonehenge; aunque este último no deja de ser una arquitectura de carácter religioso presidida por la convicción ya bien temprana del culto a las fuerzas naturales y a los muertos (ultratumba).

El que esconde la fórmula magistral del chocolate astorgano debiera ser recluido a perpetuidad en el Palacio Episcopal de Astorga; sin chocolate y sin mantecadas. Y nada de botillos, ni de cocidos maragatos. Sopas castellanas bien sobrias. Y su castigo debiera ser mayor por sutilmente ganarnos y convencernos axiológicamente en más de una ocasión con sus amigable dialéctica tan demoledora.

Excuso traer las imágenes de los otros dos escritorios. El de mi trabajo; porque me está prohibido y me es imposible exportar archivo alguno fuera de la propia intranet. Aquí conservo el icono. No ha llegado la influencia leonesa tan lejos. Y en el portátil sólo hay un fondo azul con carpetas para presentaciones en power point.

Voy a ser ecuánime. Y traslado este meme a tres amigos. A mi izquierda a mi apreciado marxiano http://acerbol.blogspot.com/ (Javier) que es un poeta de un sueño honrado. Al centro a mi descentrada http://donnaangelicata.blogspot.com/2007/11/bondad-y-maldad.html (Donna Angelicata ) que desde el 16 de noviembre anda entre la Bondad y la Maldad. ¡Decídase mi hermosa dama!. Y en mi derecha a mi estimado http://hijosdelalogse.blogspot.com/2007/11/reflexin-sobre-el-derecho-de.html (Sigurd) que es todo un iconoclasta de lo políticamente correcto y que da la vuelta a ciertos clichés.

Saludos cordiales a todos.

viernes, 23 de noviembre de 2007

¿Es infalible el Primado Romano?.


En el blog http://bloggerenuncubo.blogspot.com/2007/11/costumbres.html se produjo una interesante y agradable tertulia entre dos amigos, pero desgraciadamente llegué a destiempo; no obstante puse un granito de arena.
Una de ellos me ha preguntado mi opinión (supongo que singularmente como católico y en general desde un punto de vista crítico) sobre la llamada infalibilidad del Papa.
Intentaré, con cierta osadía, adentrarme en un tema delicado y polémico y procurar algo de luz.

Uno de los resultados del Concilio Vaticano I fue la constitución dogmática Pastor Aeternus (1870) referida a la cuestión de la Iglesia de Cristo.
Decir antes que nada, de modo general, que el fenómeno cristiano en palabras del profesor Ratzinger no parte del individuo aislado, sino de la convicción de que no existe el individuo puro....(ya que procede de otros desde su misma concepción).... (ya que)...todo el hombre está profundamente marcado por su pertenencia a toda la humanidad.....El hombre es ..un ser que sólo puede existir si procede de otro.

Esta perspectiva conlleva observar como el mismo lenguaje humano es una consecuencia de la vida social; en definitiva, un don del grupo al individuo. Y a través del lenguaje llegamos a la vida espiritual que es otro don del grupo al ser humano; aquí es donde entra la Iglesia como un parte de este entramado colectivo histórico (de la historia de la humanidad).

Precisamente cuando se utiliza la expresión ser cristiano; si bien es verdad que en un primer momento evoca al individuo, su acepción principal es social. Y la contradicción es aparente; ya que el carisma (este don) va al individuo pero inserto en la historia, apelando a la transformación de la sociedad ( a la renovación de la historia). No se trata de una salvación en solitario desconectada de los demás.

Los brazos extendidos del Salvador en la Cruz pretenden abarcar a la Humanidad entera; que es una, sin distinciones de ninguna clase. Este gesto ha pasado a la liturgia aunque no siempre se sea consciente de su significado.Estos brazos extendidos del Crucificado son el símbolo del logos cristiano: pasar de ser para sí mismo, a ser para los demás. Dejar uno de girar entorno a sí mismo. La fe (seguir a la Cruz) no es una devoción privada; es existir para los otros. Lo mismo que el pueblo de Israel sale (éxodo) de Egipto; uno tiene que salir de uno mismo (otro éxodo).
Existen muy fundadas y amargas críticas del papel de la Iglesia en la historia (Lutero); esta rebelión tiene una parte de justicia. Pero quiero apuntar que la Iglesia es para los católicos el puente entre Dios y los hombres; como el mismo Jesús fue puente; y por eso se sentó en la mesa de los pecadores, queriéndolos atraer para salvarlos. Se mezcló con ellos.

La Iglesia al asumir este papel de puente (precisamente en la expresión Pontífice se evoca al hacedor de un puente) vive entre nosotros; vive entre el pecado y la santidad. En el credo se le denomina santa, pero hay que advertir que esto no significa que necesariamente sus miembros sean santos; pues esto supondría otorgarles una condición superior a su propio estado de hombres también llamados a salvarse. También en el credo apostólico se le denomina como católica evocando lo que es la unidad; que no necesariamente hay que concretar en la sede romana; porque la unidad es sobretodo en la palabra y en los sacramentos.

Hecho este exordio sobre el carácter social del cristianismo, paso ya directamente a intentar comentar la doxa sobre la cuestión; apoyándome en la misma constitución referida y en los comentaristas católicos.

Primera cuestión: ¿Por qué tiene que haber un Primado Apostólico?

Institución de la primacía apostólica: Según los evangelios el mismo Jesús ante las palabras del apóstol Pedro referidas a él: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo», le contestó: «Bendito eres tú, Simón Bar-Jonás. Porque ni la carne ni la sangre te ha revelado esto, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo, tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que ates en la tierra será atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra será desatado en el cielo» (Mt 16,16-19).
El canon señala como anatema contradecir esto. Es Pedro el Primado apostólico.

Segunda cuestión: Aun admitiendo la primacía del bienaventurado Pedro, ¿donde estaría fundada la primacía de sus sucesores?.
Se entiende que al ser el mismo Pedro el fundador de la Sede romana y al consagrarla con su propia sangre; son los sucesores en esta Sede, los propios sucesores de Pedro. Algo confirmado en tiempos bien tempranos de la historia del cristianismo ( en la sesión III del Concilio de Efeso del año 431).

Tercera cuestión: ¿Qué clase de potestad es ésta?.

Se nos dice que es una plena y suprema potestas de jurisdicción; superior tanto en materia de fe y costumbres, como en lo que atañe a la misma organización; pero quiero resaltar algo muy importante y que a veces pasa inadvertido; y es que en la misma constitución dogmática se cuida mucho de que esta potestad desacredite las jurisdicciones episcopales (de los obispos). Lo que sí se cuida de dejar claro es que los Concilios no están por encima del propio Pontífice.

Cuarta cuestión: ¿Pero cómo podemos asumir que el magisterio del Romano Pontífice es infalible?.

Otra vez es necesario citar: «Yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y cuando hayas regresado fortalece a tus hermanos» (Lc 22,32).

Por esto la doxa dice: El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres. Por esto, dichas definiciones del Romano Pontífice son en sí mismas, y no por el consentimiento de la Iglesia, irreformables.

Sobre esta cuarta cuestión se erige una crítica fundamental: ¿Cómo, demostrados Papas viles, viciosos y pecadores pueden ser infalibles en su magisterio apostólico?.

Los comentaristas católicos ponen el ejemplo mismo del Sumo Sacerdote saduceo Caifás; quién conspiró para lograr la condena y muerte de Jesús. Este es, en la tradición cristiana, un grandísimo pecador y sin embargo sus palabras: “Ni caéis en la cuenta que os conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación’.(Juan 11, 50-51) son interpretadas como el don de la profecía que no le fue retirado por Dios.

El mismo Jesús da poder a todos los apostóles; incluido a Judas Iscariote que lo traicionó.

El mismo Pio IX explicó así el dogma:

"Esta suprema autoridad del Romano Pontífice, Venerables hermanos, no tiraniza, sino que ayuda; no destruye, sino que edifica y muchísimas veces confirma en la dignidad, une en la caridad, y fortalece y defiende los derechos de sus hermanos, esto es, de los obispos. Por esto, los que juzgan en la emoción del momento, sepan que el Señor no se haya en la agitación de las pasiones...Así pues, Dios ilumine los entendimientos y los corazones; y puesto que Él solo es quien obra grandes maravillas, ilumine los entendimientos y los corazones, para que todos puedan acercarse al seno del Padre, del indigno Vicario de Jesucristo en la tierra, que a todos ama, a todos honra y desea vivamente ser una sola cosa con ellos..."

Pero el dogma del magisterio infalible ha de darse en su calidad de pastor y doctor hablando a toda la Iglesia, en uso de su autoridad y como sentencia última. Y en uso de su autoridad quiere decir en cuestiones religiosas (no en asuntos políticos, médicos, físicos, económicos o científicos). Que sea infalible no significa que sea impecable su persona; ya que como he apuntado más arriba, la infalibilidad proviene de la propia doctrina (don del Espíritu que desciende en Pentecostés sobre los apóstoles).

sábado, 17 de noviembre de 2007

Insensatos devotos de un nuevo Moloch


Hoy el Salmo 97 dice: El Señor llega para regir la tierra con justicia. Y el caso es que nos asolan noticias que impelen esta venida. Así, los noticiarios nos alertan sobre la posible confrontación en Madrid de manifestantes de signo político opuesto.

Dias atrás se tributó gratuitamente a un Moloch ideológico una víctima adolescente. Con frecuencia pienso si no es este mundo el terreno de nuestra propia expiación.
También en la lectura ordinaria de Lucas 21,16 se nos señala que "..seréis entregados por vuestros mismos padres y hermanos, y parientes y amigos, y harán morir a muchos de vosotros...". Y es que el homicida en realidad no ha reparado en que Carlos Javier era su prójimo.
Pablo de Tarso completa esta reflexión del domigo (2Ts 3, 7-12) alentándonos sobre la necesidad de no estar ociosos. Yo lo entiendo como el reto y obligación que todos y cada uno de nosotros tenemos con nuestro siempre imperfecto presente.
La paz y la concordia requiere trabajo y fatiga de todos. Podremos discutir sobre sus concreciones; claro que sí.
El profesor Karl Larenz en su obra Derecho Justo. Fundamentos de ética jurídica, señala que como nuestro pensamiento sólo puede comprender lo limitado y lo finito, de lo idealmente válido (donde estarían las ideas sobre lo justo o injusto que serían los fundamentos de la paz o de la guerra) sólo podemos adquirir un conocimiento provisional, que continúa siendo revisable y que, como señala la Historia del Pensamiento, siempre ha sido revisado.
No es que sentemos unos principios sobre la justicia con una pretensión de validez final y de carácter definitivo (como si hubiéramos llegados al final de la historia), pero sí que (con nuestro limitado conocimiento presente) intentemos conocer estos principios de la mejor manera posible.
¿Verdades parciales?. Al ser en parte verdad nos ayudarían en una progresiva revelación de los criterios de lo justo (la justicia en su curso histórico). ¿No es esta una esperanza para un mundo mejor?.
El Sr. Presidente ha señalado que se va a ser inflexible con estos fenómenos de confrontación. Pero el caso es que la paz y la concordia exigen ir más allá de contemplar lo jurídico como una técnica de poder.
Debemos preguntarnos todos nosotros, qué hemos estado haciendo para que en pleno siglo XXI y en nuestra España democrática retroceder a estos comportamientos cainitas.
Se ha matado y se amenaza con devolver el crimen. ¿Hemos convertido el diálogo en brutalización?. La violencia es nuestro pan de cada día, pero nosotros como panaderos somos los que estamos en el obrador.

martes, 16 de octubre de 2007

Las tres edades y la muerte.

En mis años de estudiante en Madrid visitaba con cierta regularidad el Museo del Prado. En la sección de pintura flamenca, siempre me llamaba la atención un óleo del pintor alemán Hans Baldung.
Su título: Las tres edades y la muerte. Es mi cuadro. Tengo una cierta fijación con él.
La Muerte con su lanza quebrada que desde nuestro propio nacimiento nos toca y empieza a descontar el finito tiempo que tenemos. ¡Vanidad de vanidades, todo vanidad! ¿Qué saca el hombre de toda la fatiga con que se afana bajo el sol? (Eclesiastés 1, 2-3).
Estamos en un contexto luterano; donde la fe es lo único que nos salva.
El recién nacido tocado. La joven asida por la edad senil, y ésta por la Parca que corta la vida.
El Eclesiastés es un libro complicado. Se le ha achacado una visión pesimista, escéptica y epicúrea de la existencia. Un nihilismo donde se relativiza todo esfuerzo humano y que puede conducir al absurdo y a entregarse al carpe diem.
En el óleo en un segundo plano (si se amplia la foto) vemos un paisaje infernal abajo; pero hay un atisbo para la esperanza, ya que el Crucificado se dibuja en los cielos y aparece el Sol que ilumina toda esta obscuridad y sin sentido.

jueves, 11 de octubre de 2007

12 de Octubre: Estos días azules y este sol de infancia.

Este 12 de Octubre celebramos nuestra fiesta nacional no sin controversias esenciales; porque básica es la divergencia sobre lo que somos, lo que hemos sido y lo que seremos. Los franceses son chauvinistas; nosotros parecemos empeñarnos en lo contrario. Nuestro sistema de libertades de 1978 permite -como no podía ser de otra forma- el desafecto crítico, porque considera que prima ante todo la libertad de la persona. Tal vez también sea Patria no sentir a la Patria o tal vez no sentirla ni entenderla de la misma forma. Existe una complejidad radical. Lo que es más grave es afear al prójimo su concepción. Estamos empeñados en imponer una visión sobre otra. Existe como una constante bipolar. Las dos Españas.
El 22 de enero de 1939 (ligero de equipaje) marcha hacia el exilio un hombre bueno que había conseguido sustraerse a esa orgía de sangre en aquel contexto feroz y cruel.
En la expresión de la que es su última foto en vida, se observa una faz descarnada y en particular un gran abatimiento y tristeza. Tiene 64 años y lleva consigo a su madre (Doña Ana) de 85 años que depende de él. El coche les deja en Gerona y apartir de aquí, estos dos ancianos tienen que pasar a pie la frontera. Cuando va a pagar un café en Francia se encuentra con que el poco dinero republicano que tienen no les vale. La primera noche la pasan en un furgón de un tren.
El Gobierno republicano les ofrece ayuda para instalarse en París, pero don Antonio no acepta; quizás viendo las privaciones e incomodidad de los miles de compatriotas con los que ha compartido travesía no lo cree debido. En Cotlliure son asistidos por la fraternidad de terceros, sabedores de la situación de completa indigencia en que se hallan.
En aquellas horas y días la aflicción por todo y por todos, únicamente se puede mitigar a través del refugio estético de la poesía.
Muere a los treinta días de haber iniciado esta diáspora y su madre le sobrevive apenas tres días más. Ambos no pueden resistir la pena. Sin embargo en el pliegue de uno de sus bolsillos se encuentran unos versos: Estos días azules y este sol de infancia. Una última mirada sin rencor a su entorno; donde es capaz de ver en el orden de la naturaleza un atisbo de esperanza frente al caos del espanto humano.
Siempre he tenido una predilección especial por un poema de su obra Campos de Castilla:

El mañana efímero
La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de Maria,
de espíritu burlón y de alma quieta,
ha de tener su mármol y su día,
su infalible mañana y su poeta.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero.
Será un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero,
a la moda de la Francia realista,
un poco al uso del París pagano,
y al estilo de la España especialista
en el vicio al alcance de la mano.
Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja, tahur, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste,
cuando se digna usar de la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas,
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero;
el vacuo ayer dará un mañana huero.
Como la naúsea de un borracho ahíto
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.
Más otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.
Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.



Foto autorizada por http://www.jesusheredia.com/ Cielo incandescente

"Como la naúsea de un borracho ahito

de vino malo........"

Y he elegido a propósito la persona de don Antonio y este poema, para comprender a todos aquellos que les mueve una radical honradez en su visión distinta de la Patria. Porque al fin y al cabo vivimos en la misma casa y debemos evitar el "mañana estomagante...".





jueves, 4 de octubre de 2007

Mi Cabo de Gata

Mapa de Almería. Zona sudoeste o Levante sur.


La primera vez que fui al Cabo de Gata tendría unos diez años; recuerdo que no quería salir del agua y mis tatas tuvieron que subirse las faldas para sacarme. Menudo espectáculo. Yo creo que cosas así me han vuelto algo misógino. Ver dos fajas armadas con corchetes avanzando hacia ti es toda una declaración de guerra naval. Me llevé dos pescozones y dos pellizcos, que oigan ni la artesanía de las monjas hubiera podido superarlos (pues estas entrañables arpías eran clónicas y estereofónicas para todo).
Comoquiera que me enfadé bastante, me metí otra vez hasta donde no me pudieran asir; tal es así que casi estuve a punto de ahogarme por una mala corriente. Ellas fuera de sí como en un aquelarre. Yo que no sabía si era mejor quedarse sin fuerzas en el agua o que este par de nigrománticas terminaran de rematar la faena conmigo. De tan asustadas que estaban sólo me castigaron sin playa durante esa jornada y con la sentencia de que jamás me llevarían de excursión el resto de sus vidas (debían de padecer amnesia porque al domingo siguiente me volvieron a recoger). Seguía cabreado y claro no me resguardé del sol por no ponerme contiguo a mis guardianas. Resultado: me puse rojo como un cangrejo y me aburrí como una ostra.

Al caer la tarde volvimos a la capital (unos 30 kilómetros) en el Seat 600 naranja con aire acondicionado (a condición de que bajaras la ventanilla) y todo forrado de plástico, que en sustitución de las escobas voladoras se habían comprado estas brujas. Entonces me acuerdo de algo que me dejó impresionado y que me ha hecho retener para siempre esta jornada. Mi madre estaba muy inquieta; tuvo la intuición de que me había pasado algo. Casi a la misma hora que yo estuve a punto de ahogarme ella presintió que yo estaba en peligro.

Luego he llegado a otras intuiciones. La zona sin yo saberlo ha sido la patria chica de la línea paterna de mi madre. Mi bisabuelo trabajó en el propio Faro. Y yo, antes de saber nada de esto, siempre he sentido estos lugares como muy cercanos a pesar de no haber vivido nunca en ellos. Mi padre su último destino de maestro -desde donde se lo trajeron prácticamente moribundo- fue el Pozo de los Frailes (un pueblo en mitad del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar). Tengo la impresión que existen lugares que te advierten que tú tienes algo que ver con ellos la primera vez que los visitas. Esta zona me habla.

Entre la barriada del Cabo y el propio Cabo de Gata donde está la torre de señalización marítima habrá unos ocho kilómetros de ida (total 16 kilométros de marcha). Se emplea toda la jornada saliendo por la mañana desde el pueblo.

El camino es un llano entre el golfo de Almería y las propias Salinas. Hacia la mitad de la caminata nos encontramos la Iglesia abandonada de la Almadraba de Monteleva. El nombre le viene porque en esta zona del golfo era tradicional el paso de atunes. La otra industria hoy inactiva, a la que se debe la construcción de la Iglesia, es la de extracción de sal. La Unión Salinera Española a principios del siglo XX explotó este paraje. La minería de la sal, del hierro y del oro han labrado el paisaje de la provincia.

La Iglesia es un desafío vertical al llano. Impone entre tanta horizontalidad. Desde la muralla natural de la Sierra de Gata se aprecia menos; pero viniendo desde el pueblo es un hito que te hace la marcha infinita, ya que lo ves pero tienes la sensación de que no llegas.


Iglesia de la Almadraba de Monteleva. Agradezco a http://www.jesusheredia.com/ su autorización para publicar esta fotografía http://www.pbase.com/hergas/image/60141356 de su propiedad.


Lo duro es al final del primer sentido de 8 kilométros comenzar la subida por la Sierra de Gata hasta alcanzar la estribación del Cabo del mismo nombre. Desde alli vemos el litoral de levante. Este es el Oriente de Andalucía.
Almería es una Andalucía extraña; a medio camino entre Murcia y Granada. Antonio Gala la ha definido como la más bizantina. Hoy no queda nada de eso, claro. Como metáfora está bien. Bizancio nada menos que en época del gran Justiniano (551) ocupó todo el Sur peninsular. Se encontró toda una población hispanorromana que entonces no estaba compenetrada con los visigodos; gentes éstas que no hablaban latín, no eran católicos y despreciaban el comercio. Fue fácil la penetración frente a una nobleza visigoda que era vista por el patriciado hispanorromano como bárbaros. Pero tal presencia lo más que pudo prolongarse fue por estos lares hasta el 621.



El Faro en la estribación de la Sierra de Gata

Solidaridad con Birmania


"Desde que nacemos, dependemos de la bondad y protección de nuestros padres. Más adelante en la vida, cuando nos oprime la enfermedad y la vejez, volveremos a depender del altruismo de los demás, y ya que al inicio y al final de nuestra vida, necesitamos de la bondad del prójimo, ¿cómo es posible que en el transcurso de ella no seamos igualmente generosos?." Tenzin Gyatso. Dalai Lama XVI. Premio Nobel de la Paz 1989.

martes, 2 de octubre de 2007

Cambiamos el título del blog. Por el cambio.


Era Marzo de 1982 y el grupo de amigos del Colegio Mayor Juan Luis Vives de Madrid decidimos hacernos una foto para la posteridad. Siete meses después (Octubre) estrenamos Gobierno socialista. Conmocionados por el golpe de estado de 1981 y en plena disolución del mejor centro derecha que hemos tenido (UCD), albergábamos esperanzas en el cambio político para de una vez por todas afianzar la democracia. Yo hasta me contagié del momento político y de Filología Hispánica pasé a Derecho donde acabé con la cabeza bien cuadriculada.
Hasta voté socialista; seducido por dos de mis amigos y también en la idea de que debía salir un Gobierno democrático con mayoría absoluta. Ya lo oí de pequeño en una sacristía. Una madre le decía al Pater: Nuestros hijos se nos vuelven de izquierdas cuando van a la Universidad. Sinceramente; yo nunca fui de izquierdas formales, pero me ilusionó esa bocanada de aire fresco de 1982 frente al inmediato cuartelazo.
He cambiado el título del blog. He llegado a la conclusión de que no convenzo a nadie y que era un tanto ampuloso. Voy a ser más intimista. Me traicionó mi desmesura barroca andaluza.
Hasta como estoy de buen humor ante esta nueva etapa; voy a proponer un juego. Debéis adivinar quién es Dardo de la foto del grupo. No sé; tal vez hasta premie al que acierte el primero.

domingo, 23 de septiembre de 2007

Nuestro reto penitencario. Nuestro hermano Caín.

El Sr. Rodríguez Salvador (conocido popularmente como el violador del Valle de Hebrón) podría haberse traslado a Andalucía tras su excarcelación; según lo mentado por "El Periódico de Cataluña".
Los polacos siempre nos envían a lo más distinguido de su exquisita sociedad. Me acuerdo de los prolegómenos de Barcelona 92 y de la rumorología de los mentideros acerca de la incentivación de los metropolitanos barceloneses por fomentar el turismo de las gentes excluidas hacia este gran Marrakech ibérico (Andalucía).

Al margen de este divertimento relativo a esta balanza de compensación interterritorial entre las distintas regiones de nuestro Estado; es lo cierto que la polémica ha estado presidida por retener en prisión a este hombre más allá de lo previsto por el sistema penal que lo condujo a prisión ( el código penal de 1973 y su sistema de redención de penas por trabajo).

El Código de Franco (1973) ha resultado ser más benigno, que si se le hubiera procesado y tratado con el Código penal de la Democracia (1975). Quiero apuntar esto para frenar en seco cualesquiera críticas referidas a achacar este estado de cosas al actual régimen político.

Distinguidos penalistas que podemos situar en algo tan difuso como lo progresista (Muñoz Conde); han hecho ver esta gruesa semblanza: de cómo nuestro código penal actual es más duro que el aprobado en los últimos estertores del antiguo régimen.

Este es un asunto recurrente. ¿En verdad el Derecho Penal es útil para resocializar al delincuente?.

Los marxistas entienden en su visión cuadriculada de la historia que su actual verdadera función es la de proteger la defensa de la clase dominante. Es cierto que el Derecho Penal contribuye a la conservación de ese Estado; pero digo yo que en función de la naturaleza de ese Estado variará aquello que como última ratio se pretende proteger conservándolo.

Para el idealismo filosófico la pena tiene una virtud ejemplarizante (intimidatoria) que sanciona la acción violatoria basada en el libre albedrío del criminal.

El materialismo filosófico pone énfasis en las causas y fenómenos que producen el crimen. Niega el libre albedrío. El derecho criminal socialista tiene por base el gran principio "científico" de la irresponsabilidad (determinismo o necesariedad del crimen dadas las condiciones que lo posibilitan) frente a la criminología burguesa. La teoría está muy bien; la realidad es otra. En el abyecto régimen soviético no existían propiamente cárceles o establecimientos penales, sino establecimientos de corrección por el trabajo; tampoco existían propiamente penas, sino intervención de corrección por el trabajo e ilustración cultural conseguida por medio de sanciones en libertad. No hay nada como un neolenguaje para encubrir la realidad.

Creo que el problema está en considerar la reinserción social como un absoluto. Sinceramente cuando el artículo 25.2 de la Constitución señala que "las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social..." lo que se dice es que en una sociedad civilizada el castigo más allá de su razón vindicativa (justicia) debe buscar la reparación moral del hombre delincuente con objeto de que tras el cumplimiento de su castigo evitar su recaida en el crimen (eficacia).

Pero hemos de preguntarnos si es posible reeducar y reinsertar a todo el universo de criminales. ¿Podemos reinsertar a un capo del narcotráfico?. ¿Podemos reinsertar a un terrorista?. El modelo rehabilitador tuvo su momento dorado en la posguerra europea. El filósofo Adorno -parafraseando a Kant- dijo que sobre el horror de Auschwitz se edificó un nuevo imperativo categórico. Se hacía así inexcusable, frente al espanto, un modelo garantista sobre lo criminal, que pivotará en torno a los derechos humanos. Consecuencias: Resocialización de los penados. Abolición de la pena capital y de los trabajos forzados. Vigilancia penitenciaria y Beneficios penitenciarios.

Sin duda cualquier espirítu sensible firmaría aquello de "nunca más el horror".

En la década de los 70 entró en crisis el modelo rehabilitacionista en los principales países de nuestra civilización (la única que ha creído en ello). Se dió paso a una liquidación del asistencialismo penal (EE.UU): políticas de tolerancia cero con el delito; esto se traducía en castigar severamente incluso delitos pequeños; para conjurar que el delito vaya a más. Pues bien; en este contexto de crisis de las políticas de reinserción se da traslado en nuestra Constitución (1978) del parámetro de la reinserción.
Los críticos de la criminología de la intolerancia (neoconservadora) achacan la actual delincuencia a la mutación del capitalismo (industrial a financiero); de la ecuación keynesiana (capitalismo renano) a la globalización donde inevitablemente se producen espacios de exclusión social. Entienden además que la propia crisis del Welfare (Estado social) lleve a recortes presupuestarios que inevitablemente pasará factura a sectores menos prioritarios desde un punto de vista popular (rehabilitación penitenciaria y su corolario el principio de individualización científica de la pena).
La doxa conservadora parte de una verdad objetiva: el fracaso del sistema penal y penitenciario; y propone una nueva óptica: las víctimas como prioritarias frente a los criminales. Propone un nuevo escenario punitivo.

No es ajeno a esto los fenómenos de delicuencia organizada (narcotráfico y terrorismo); imposible de atender con esa encomiable filosofía de la reinserción. Se produce así una paulatina emergencia de institutos excepcionales: leyes antiterroristas, reformas procesales, ampliación de poderes a las FCSE y creación de jurisdicciones especiales.

La doxa conservadora insiste: de la resocialización hacia la neutralización del criminal. Esto se ha traducido en dos filosofías convergentes en el Occidente más avanzado: tolerancia cero (EEUU) y emergencia de lo excepcional (Europa). Se preguntan con razón (y en esto se la dan los propios penalistas progresistas) ¿cómo una sociedad moralmente postrada va a ser el paradigma de ninguna resocialización?.

Llegados a este punto me corre un cierto escalofrío por el cuerpo. Yo que soy un conservador a la antigua estoy tentado de echarme en manos de esa política reformadora de los años 50 que conecta con la tradición liberal progresista y con el propio mensaje evangélico del perdón. Por otra parte confieso que lo descarnado del análisis neoconservador es una realidad que está ante nuestros ojos: la realidad de un fracaso. La duda me deja en el limbo.

En 1995 se aprobó por el último Gobierno del Presidente del Sr. González el código penal que sustituyó al predemocrático de 1973. En el debate en las Cortes Generales se suscitó el tema del cumplimiento íntegro de las penas a iniciativa del PP. Esto provocó que se aprobará sin el concurso del principal partido de la oposición; resultando paradójico que luego (tras ganar las elecciones de 1996) tuviera que aplicarlo.

Esta reforma redujo el máximo de prisión a 20 años; con la excepción de casos graves (25 a 30 años). Puso el máximo de cumplimiento en 30 años. Introdujo el criterio de descontar los beneficios penitenciarios (descuentos de estancia en prisión) no sobre el máximo o tope de 30 años; sino sobre la suma total de penas impuestas por diferentes delitos. Y con el desaparecieron las redenciones de pena por el trabajo ( que eran de un día de descuento por cada dos días de trabajo).

El propio Gobierno del PP en 2003 (ley 7/2003) reformó este Código en la idea que suscitó la original polémica en el momento de su aprobación (cumplimiento íntegro de las penas). Así con esta reforma no se podía acceder al tercer grado penitenciario hasta tanto no se hubiera cumplido la mitad de la condena. Se amplió el máximo de estancia en prisión a 40 años para delitos especialmente graves. Y se estableció que el cómputo de los beneficios se hiceran sobre el total de la pena.

Los críticos de lo progresita inciden en que estas reformas quebrantan el principio de individualización científica (tratamiento caso por caso de cada recluso) en virtud de automatismos legales (límite temporales taxativamente establecidos).

Pero estas mismas doctrinas progresitas son contrarias a las penas abiertas (medidas de seguridad sine die en función de la peligrosidad del criminal y sus previsiones de reinserción); siendo también contrarias a que la edad mínima de represión criminal quede abierta (y no fijada rígidamente en los 18 años). Ciertamente esto adolece de cierta incoherencia. La individualización también podría (debería) se utilizada: a) a la hora de infligir el castigo (hay mayores de 18 que son inimputables y menores de 18 -por su capacidad intelectiva- que sí son responsables criminalmente) y b) a la hora de consignar la pena o medida de seguridad en función de peligrosidad y consignación en establecimiento médico-penitenciario.

La noticia de la excarcelación del distinguido exdelincuente es un botón de muestra (tardío) de las consecuencias del diseño de una política penal y de tratamiento penitenciario que han sido preponderantes en la filosofía del derecho criminal de la posguerra. Seguramente henchidas de buena fe en el prójimo delincuente (en su regeneración); pero que se dan de bruces con nuestra realidad.

O cambiamos nuestra realidad o estamos abocados al fracaso rehabilitador y no nos van a quedar más opción que la crudeza de una severa represión.
P.D.: La foto es de Dª Concepción Arenal celebrada estudiosa del derecho penitenciario e impulsora de su reforma humanitaria inspirada en la dignidad de todo hombre; incluso de los penados.

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Premio Blog Solidario.

Mi admirada Donna (http://donnaangelicata.blogspot.com/ ) y estimados Sigurd y Summum (http://hijosdelalogse.blogspot.com/); muy doblemente honrado por vuestra generosidad al concederme los premios por ser un blog solidario. Solidaridad; una palabra moderna que ha sustituido a la denostada Caridad. Ambas sin embargo evocan un mismo contenido (am-or; am-istad).
A Donna le diría aquello de:
Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!.
(La voz a ti debida. Pedro Salinas).

El regalo y premio difícilmente mensurable es Vd. (Donna) como pronombre. La misma posibilidad de entrar en su bitácora y encontrarme lo genuino de su personalidad. El mismo hecho comunicativo con Vd.

Durante este verano Sigurd y Summum han comprobado lo que es buena fe por mi parte y, yo mismo, he sido gentilmente advertido por ellos de un incidente de usurpación de personalidad. En verdad que debería ser yo el que les concediera este galardón. Gracias.

No me gustan las cadenas. Soy huraño socialmente en esto. Tengo en mente a los blogs solidarios que galardonaría. Uno de ellos no le gustaría -estoy seguro- entrar en esta cadena (¡menudo es!); y por eso no me atrevería siquiera a mentarlo. Soy extremadamente delicado con aquello que pueda provocar un mohín de disgusto en personas virtuales que aprecio. Tengo otros en mente; pero son un secreto que viene a ser un tesoro que avarientamente miro para mi mismo. Elegir bondades tiene algo de perverso. Siendo esto así; pienso que lo menos injusto sería señalar defectos. ¡Uy!. Pero que estoy diciendo. ¿Entonces la caridad?.

Mi madre, que parió seis hijos, decía cuando le preguntaban cuál quería más; que esa pregunta no tenía sentido. Y como era en el fondo una buena pedagoga decía que eso era algo así como elegir qué dedo de la mano mantener, frente a la inevitable amputación de cuatro.

Donna; Sigurd y Summum. Gracias. Comprendo que si he quebrantado las reglas están en su derecho de revocarlo; pero simplemente su gesto es de agradecer. Y tengan seguro que yo soy huraño; pero fiel a carta cabal.

P.D.: Le he dicho a Cucufate que es el Sr. Portero de este Blog que de manera gentil les diga a las gentes que en esta casa somos de natural sobrios y que con los dos premios concecidos ya tenemos bastante; así que los demás se devuelvan a su origen. ¡Tampoco voy a descolgar el Almanaque Zaragozano por ir colgando más Premios; que serán muy amistosos; pero oiga que no les cuestan ni un duro; y el Zaragozano sí que te lo cobran!.

domingo, 16 de septiembre de 2007

Axiopost: No juzgar.

"Así haced vosotros con los demás todo lo que deseáis que hagan ellos con vosotros. Porque ésta es la ley y los profetas" (Mat. 7, 12).

viernes, 14 de septiembre de 2007

Las reacciones del talante

La realidad es de continuo tan indigesta que sólo en clave de humor puede ser abordada.
Hoy dedico un soneto dardesco relativo a la perplejidad del Presidente Sr. Zapatero con ocasión de la noticia de la retirada del nacionalista Sr. Imaz; que como ha tenido la fortuna de que no se le ha hecho un monumento, no va a tener que pasar por la damnatio memoriae de ver como echan a bajo su estatua.
Tal reacción presidencial la pongo en paralelo con la frialdad de la Ministra Sra. Salgado que sobre la intimidación y amenazas ejercidas contra el Sr. Alberto Fdez. Díaz (entre otros) en la Diada floreada no se le ocurre otra cosa que recomendarle mejor talante.
El mismo señor Carod en esa su justicia conmilitona se encargó de calificar a los manifestantes (http://www.abc.es/hemeroteca/historico-13-09-2005/abc/Catalunya/carod-tacha-de-fascistas-a-los-radicales-tras-la-primera-agresion-a-militantes-de-erc_61827147334.html). No sé yo porque ante unos parecidos incidentes se señala que los asistentes al Circo son de tal guisa y cuando varía el afligido se le recomienda árnica. Digo que Dª Elena si sigue así, ante lo de Gerona recomendará al S.M. el Rey la misma actitud.
Soneto a la Ministra antitabaco y antivino que recomienda talante
El Señor Presidente está perplejo,
por la retirada del exarca Imaz,
debida al nacionalismo contumaz
de Eguibar nacionalista pendejo.

El Presidente padece complejo;
en lo autonómico resulta falaz,
en lo vascongado sin duda mendaz;
y sus cejas dan rostro cincunflejo.

¡Vean las declaraciones de Salgado!,
sobre las amenazas a Fernández,
a quien recomienda mejor talante.

No salgo de mi asombro, quedé helado;
ahora resulta que Alberto Fernández
frente al nacionalismo es excitante.







jueves, 6 de septiembre de 2007

Nuestra verbena de la paloma. A propósito del nacionalismo de los no nacionalistas.






En el blog
http://hijosdelalogse.blogspot.com/ Sigurd ha tenido la gentileza en una entrada titulada El nacionalismo de los no nacionalistas extractarnos un artículo titulado El contagio de don Fernando Savater.

Esa entrada me ha invitado a que yo le dé respuesta mediante esta otra.



Hay algo de cierto en ello. El problema no son todos estos homo antecessor surgidos de todas las Hurdes y Atapuercas periféricas que existen en España y que en pleno desierto de valores encuentran en la idolatria de la sangre (rh) o en un falsario pasado su identidad; no, éstos no son la parte esencial del problema. ¿Acaso no sería humanitario tener compasión frente a la enfermedad mental; y en su caso emplear los tratamientos clásicos de la psiquiatría?.

El verdadero problema es: bien el complejo que rompe la asertividad de la propia posición, bien la doblez oportunista de aprovechar este estado de cosas para sacar réditos a corto.

Y esto va camino de convertirse en La verbena de la paloma, sino es que ya estamos en pleno sainete lírico con tanto chulapo (julianes) y chulapa (manolas). El boticario, don Hilarión Zapatero, ha creido tener fórmulas magistrales (como feliz boticario) para arreglarlo todo. Cae bien; es simpaticote este don Hilarión; siempre sonriendo. Está vanamente por conquistar a estas alturas a las hijas de la "señá Antonia"; a la Casta y a la Susana. Y no se da cuenta de lo patético de su actitud; ninguna le hace caso, sólo están con él a ver lo que "le puen sacar".

Simultáneamente don Hilarión Zapatero nos ha dado el trágala. Todo el proceso de negociación y la experimentación de federalismo asimétrico (la Casta y la Susana) nos lo ha metido con un oportunista calzador. Fíjense que nos ha alabado estos purgantes; y claro, tanto aceite de bacalao descompone.

Yo como soy más de barrio que don Sigurd les extracto en vez de a don Fernando Savater (últimamente demonizado porque en España ir contra corriente ha sido siempre un pecado horrible) una escena de "La verbena..." que se me antoja una feliz y graciosa metáfora de lo apuntado.

HILARION El aceite de ricino ya no es malo de tomar.
SEBASTIÁN ¿Pues cómo?
HILARION Se administra en pildoritas y el efecto es siempre igual.
SEBASTIÁN Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad.
HILARION ¡Es una brutalidad!
SEBASTIÁN ¡Es una bestialidad!
HILARION La limonada purgante no la pide nadie ya.
SEBASTIÁN Como que esa limonada nunca sirve para na. Es lo mismo que un refresco de naranja o de cebá.
HILARION Pues por eso justamente ya no es ni chicha ni limoná.
SEBASTIÁN Pues el agua de Loeches es un bálsamo eficaz.
HILARION Hoy la ciencia lo registra como muy perjudicial.
SEBASTIÁN Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad.
HILARION ¡Es una brutalidad!
SEBASTIÁN ¡Es una bestialidad!

Pero estos remedios farmacológicos no han surtido efecto. En la reseña de F.Savater se habla de que se ha producido un sarampión regionalista; toda suerte de insoportables majaderos (con madroño incluido) han descubierto que la verdadera representación no es la del conjunto sino que ellos representan a tantos arbitrarios y festivos subjuntos como fuere menester y conveniente para el propio representante.

Antaño furibundos centralistas amamantados y emparentados con el Movimiento Nacional han experimentado, como Rousseau en el camino hacia Vincennes, la iluminación de una nueva visión política turbadora. Súbitamente han visto aclarado su feliz concepción de la política que va pareja a su creciente nepotismo de corrala. Una izquierda hortera y una derechona regionalista rancia y estomagante en estrafalaria simbiosis.

Sí; parece que sí; todas estas gentes están por darnos ricino en dosis pequeñas; limonada purgante y agua de Loeches; sí, están por darnos esto, porque no quiero decir esa otra expresión de por donde nos están dando.

miércoles, 29 de agosto de 2007

Soneto a un solidario de Regás

En la anterior entrada quise hacer una reseña a modo de soneto refrescante sobre la dimisionaria Doña Rosa Regás. Y siempre es de bien nacidos que haya defensores solidarios como le pasa a don Javier ( http://acerbol.blogspot.com/ ); quien no vaciló (o me vaciló) en responderme con otro soneto.
La verdad es que incluso ha puesto la bandera roja en su fondo de escritorio. Parece que estamos en un floral Stalingrado y yo no me doy por vencido. Así, que don Javier, a su salud.
Don Javier erre que erre Centeno
dice que la Regás dió un gran portazo;
¡más bien un cese de aldabonazo!;
¡Don Javier no nos haga de Galeno!.
Reconforta su humanismo heleno,
no nos alegramos de el cogotazo,
¡no estoy por su humano espaldarazo!,
ni lo dé Beria, ni lo dé Centeno.
Aunque aplauda la Rodríguez Salmones,
no es para que el Acero Bolchevique
haga esta gran defensa numantina.
¿Acaso he inflado los "salmones"?;
¿acaso era la Regás de alfeñique?;
¿la consolamos con la estudiantina?.

Dardo

martes, 28 de agosto de 2007

Soneto de Biblioteca

Ya no está en la Biblioteca la Regás;
tampoco los Mapamundi Ptolomeo;
¿sufrió la gran bibliotecaria un mosqueo?;
¿le damos del bálsamo de Fierabrás?
Los periódicos no gustan a Regás,
los sacrificaría cual Idomeneo,
¡siguen sin aparecer los Ptolomeo!,
de "Cosmographia" sólida pasó a gas.
La "cesa" Cesar Antonio Molina;
dicen que por lo de los Mapamundi,
no por la estatua de don Marcelino.
Es comprensible que esté algo mohina
la bibliotecaria titirimundi
gestora nacional de poco tino.

Dardo

domingo, 26 de agosto de 2007

Soneto de Fomento


Magdalena dice que no dimite,
que antes balancea de la catenaria
a toda esta derecha atrabiliaria;
¡no está ella para tolerar envite!.

No hay en este Gobierno quien la imite;
la derecha carcunda estrafalaria
así llamada en injusta fanfarria,
anhela y ansía con avidez el desquite.

¿Los servicios públicos esperpento?.
¿Padece la oposición alferecía?
¿Qué pasa en esa región catalana?

¡Dejen trenes, regresen al jumento!
¡La derecha con mester de clerecía!
¡Al incompetente denle badana!.

Dardo





lunes, 20 de agosto de 2007

Axiopost: Hay que estar en condiciones al dialogar.


"Y cuando levantéis las manos, yo apartaré mi vista de vosotros; y cuantas más oraciones me hiciereis, tanto menos os escucharé: porque vuestras manos están llenas de sangre" (Is. 1,15)

domingo, 19 de agosto de 2007

Literopost: Los solteros II. El cura de Tours.


En Le curé de Tours Balzac sigue con esa su disección de los solteros. Esta vez el insecto analizado con ese esmero que sólo es posible tener por este gran entomólogo, es una dueña de pensión -la Srta. Gamard- que alquila sus dos habitaciones a los eclesiásticos Birotteau y Troubert.

Al vicario Birotteau se le puede aplicar aquello de bienaventurados los pobres de espíritu y en su virtud seguramente le corresponderá el paraíso. Pero nos dice Balzac que como muchos tontos, no pueden aguantar el tedio que le producen otros tontos (la Srta. Gamard).

La estéril vida de la Srta. Gamard ha hecho un alma castrada, y ésta una fisonomía falta de gracia. Hablando precisamente de las solteronas Balzac nos dice: se hacen ásperas y malhumoradas, porque un ser que ha frustrado su vocación es desgraciado, sufre, y el sufrimiento engendra maldad. Efectivamente, antes de echarse a sí mismas la culpa de su soledad, una solterona acusa de ella durante mucho tiempo al mundo. De la acusación a un deseo de venganza no queda más que un paso. ...No habiendo sentido nunca el deseo de agradar, la elegancia, el buen gusto, les son desconocidos. Sólo se ven a sí mismas...tienen un malestar interior, al que nunca se habitúan.....La mirada es siempre oblicua....no perdonan a la sociedad su falsa posición.

El único sentimiento de la Gamard a falta de amor es el odio. La venganza es un fértil terreno de emociones y nuestra solterona se complace en mortificar con un plan premeditado al simple vicario.
Este contexto mezquino es el cuadro donde se sucede asímismo otros sucesos de más calado. La Gamard y Birotteau son marionetas al lado de la astucia de Troubert.